martes, 15 de septiembre de 2015

Ojalá



Ojalá en el sueño de esta noche 
pudiera volar libre. Colocarme en medio 
de un inmenso campo repleto de flores 
multicolores, donde no se distinguiera 
el principio del final.

Ojalá pudiera ver de cerca las colosales

 montañas que no impresionan en su ascenso.
 Donde el sol no irrita la piel 
ni el frío hiela los huesos, la lluvia resbala
 por el cuerpo y los truenos
 son parte del proceso.

Ojalá pudiera estar cerca y admirar

 dicha belleza, sobrevolar la 
bravura del mar y sumergirme
 en los secretos de los ancestros.

Ojalá sin premura, caminar por el asfalto
 de las nubes y tocar la punta de una
 estrella, allá, en lo alto, en donde se detiene
 el tiempo y todo adquiere 
un sentido divino.

Traspasar puertas abiertas y contemplar
 el misterio de los cielos con los 
ojos abiertos. Traer de  vuelta
 la experiencia y aproximarme
 a ella con mis otros
 cinco sentidos.

Ojalá, ese sueño me devuelva 
la cordura para comprender
 mejor el propósito de la vida.  

Mila Gomez.