viernes, 20 de octubre de 2017

Sentencia



Si no leíste la segunda parte y quieres leerla; Clica Aquí

Sentencia. Tercera parte

Ω 

El platillo que sustentaba la verdad y justicia en momento alguno de la confesión de Abasi  estuvo equilibrado con el que contenía su corazón, a pesar de los intentos para conseguir equilibrar la balanza. 

No convenía otorgarle la vida eterna que merece un dios ni privilegios con los que deshonró su condición. Su próxima vida existiría con la cosecha que mejor aprendió a sembrar hasta saber sembrar mejor.  Experimentar el deseo en distinta versión.

Sin matar a nadie con propias manos, había dañado severamente quebrantando la Ley de causa y efecto sin importar siquiera enmendar sus actos con/pasión. 

Un suceso gozó a favor para que su corazón no fuese devorado y entregar su espíritu a las alimañas del inframundo; El sentido trance de ser extinto siendo programado para otra ocasión ser juzgado. Fue eliminado sin permiso por el placer de la actual esposa a base de envenenamiento y sortilegios.  Razón pesada juntamente con liberada. 

Quedará el misterio de si Abasi tiempo después alcanzaría a desarrollar conciencia suficiente para rectificar errores y calmado culpa.  

El pesaje del Alma reveló que más de la mitad de la isla Elefantina y Alto Egipto estaba fraccionado  con el proceder del faraón en orden, al pecado e impecabilidad. Abasi podía haber gozado de una sucesiva vida dignamente divina. Sin embargo, la conducta no fue lo intachable que cabría esperar de un dios/hombre responsable de un reinado. 

El excesivo e innecesario sufrimiento causado a tantas mujeres e hijos inclusive a quienes lo amaron de verdad no le libraría del castigo como tampoco de las bestias. Otras más benévolas se encargarían de él. 

El hecho de expirar siendo ajusticiado le otorgaba oportunidad de continuar creciendo en lugar de entregarle a los desmembradores del  inframundo. No obstante la sentencia sería rigurosa en cuanto al olvido como dios faraón para la posteridad. Quedaría reducido a cenizas. 


Ω

Osiris sentenció.
Escuchado al corazón y dictaminado el pesaje. Se te autorizará la opción de elegir nuevo retorno teniendo en cuenta la carga que padecerán mujeres poseídas que te amaron o complacido para las cuales fuiste despiadado. La de esos hijos que arrojaste de tu universo más a los que dejas sin enseñanza

Habrás de elegir. 
Vivir con cuerpo de mujer, complaciente y predispuesta para hombres y mujeres por cuyas dotes te harán confundir el amor con el placer según tú conciencia o cuerpo sienta sin por dicha confusión  conocer el verdadero amor. Obtendrás estímulos carnales y posesiones banales que consolarán discontinuamente. 

La otra elección. 
Existir por la gracia del instinto primario descendiendo un alto peldaño a especie animal. De tal manera atesorarás habilidad para encontrar hogar que entienda tu forma de amar y permita ser miembro de una familia. Si no lo consigues transitarás el camino de la soledad y competitividad por cuyo aliento será la supervivencia y ausencia de compasión que te ha caracterizado sirviendo como dios/hombre

Ninguna de las dos elecciones te permitirá disfrutar de genealogía a no ser, que por no escuchar ni prestar atención a lo que grabaremos en tu corazón vuelvas a errar y gracias al libre albedrío, descender otro peldaño en la evolución del espíritu y alma.

Continuará...

Mila Gomez.