viernes, 13 de abril de 2018

Rol


Nada sé con que entretienes la mente, crees o dejas de creer, bien o mal que sientes. 
Suposiciones tal vez. 
No estoy en tu piel ni pensamiento si así fuera actuaría de igual manera. 
¿Acaso veo, oigo y percibo tal si conociera el Rol que te tocó en fortuna? 
Las cartas en la vida fueron repartidas a partes iguales, a cada cual su suerte. 
Puedo tener espíritu aventurero el tuyo lo desconozco. 
¿Quién soy en juzgar afirmando ser mejor de quien predica? 
Mi comportamiento igual de honroso si fui diseñado para contigo completar la extensión.
No es que no me importes ¡todo lo contrarío! es por eso.
Quiero dejar de cuestionar, pasar por alto lo que para mí pueda parecer inapropiado, a la importancia que das a lo que aseguras ser por tener.  Censuras o composturas.
Nutres las raíces del árbol que cobija dando sombra o luz. Eres tú y consecuencias. 
Cuando la quimera no alcance juicio alguno y nada ejerza presión en ningún poro del cuerpo.
Solo entonces, todo cobrará sentido. 


















Mila Gomez.


jueves, 5 de abril de 2018

Juguetes del Pánico



Mario repasa mentalmente aquellos juguetes guardados a los que en su día, otorgó realidad. Convencido que cobran vida al ponerlos en funcionamiento para jugar con ellos iniciando una batalla en la que solo puede quedar un vencedor. Un simulacro creíble del gato y ratón que una vez puesto en marcha siente ser el de menor tamaño. Solemne, va la vida en ello y no quiere experimentar nuevo fracaso, esa sensación amedrantada nunca le gustó. Su mente hospeda aprensión a ser vulnerable y por ende considerarse mal contrincante a causa de un algo desconocido. Recuerda, que sus padres recitan la misma estrofilla si les comunica que por miedo a ser dañado el otro ganó. 

— Hijo. ¡Solo son juguetes, no pueden hacerte daño ya sea que ganen o pierdan! 
En cada desconsuelo sonríen con adoración.

Mario aleja las reflexiones mentales sin esfuerzo y regresando a su pequeña y natural valentía decide escoger al enemigo más recelado, adquirido a capricho por sus papás. Resuelto, abrió el armario. Un dragón rojo con enorme panza blanca y escamas amarillas que flamean. Con mano firme pulsa ON. El dragón se hincha justo el tiempo para que Mario vaya buscando escondite en donde el fuego saliente por las fauces del fiero animal no le alcance con esa quemazón, persiguiéndolo sin tregua. Tiene sonido a volcán en erupción. 
Comienza el juego.
Mario no logra alejar de sí como quisiera un hábito de alarma. Aferra entre sus deditos derechos el mando de dirección resuelto a no dejarse ganar por su rival. Abraza lo imposible de lo posible por dirigir el fuego a estamparse lejos de su presencia. Perladas gotas de enlazadas emociones cubren la frente de su bello rostro, pero se prometió ganar en esta ocasión, no puede fallarse. 
Advierte que va perdiendo. El aprendiz de la confianza se opuso en apretar OFF para detener la batalla y en consecuencia perdió. 

¡Vaya! No registra tanta pérdida, algo dentro de él le dice que perder tantas veces con el mismo adversario deja de hacerle gracia ni tener sentido. 

Se permitió morir para volver a nacer.


El panzudo dragón fabricado a durar un preciso tiempo llegado el momento se desmoronó. Una piltrafa de temido juguete destrozado junto a las piernas de un Mario que exclama. ¡SI!!!  Por primera vez se percata que lo salido por la boca de su pavor no es más que aire teñido, polvo que desaparece fácilmente sacudiéndolo con ganas, motas rojizas parecidas a las ocasionadas cuando le salpica salsa de tomate y su mamá las elimina como por arte de magia. 

Nada, dice, de si su júbilo es originado por la risa del descubrimiento o el llanto de haberse quedado sin un juguete inofensivo. Los padres intrigados por la mezcolanza de acentos que emite el pequeño van a la sala de juegos. Junto a un destrozado y desfigurado muñeco encuentran al niño con expresión de. ¿Comprensión infantil?  Mirando a sus progenitores con evidente satisfación dice. 

Se rompió solo. ¡No era más que un juguete!  

Se dirigió al armario del terror acariciando uno por uno a todos lo que había creído enemigos. 

 Perdí el miedo y quiero jugar y divertirme con todos los juguetes. Ninguno hace el daño que yo temía. 

*  En la niñez, fundó existencia a lo que no significa peligro. El miedo sólo se perdió, camuflado de "no pasa nada" se interpone junto a la auténtica realidad, engordando solapadamente. 


***

Más crecido, Mario ríe al recordar aquellos juguetes que le traían de cabeza. Ya se considera inmune ante cualquier competidor que se cruce por el capricho con la intención de jugar. 
Sobrevalora su confianza jugando. 

Aún no sabe que sabe. Dragones clandestinos fabricados para un tiempo de ellos son amos en los juegos que utilizan continuamente gentes mayores que él. Aguardan pacientes para desafiarle poniendo a prueba valor y fortaleza comprobando su fe y solidez. 

Dragones con cara de asignaturas, amistades,  amores o familiares, salud, coches, casas, dinero, trabajo, hijos con sucesores tal vez. Objetos sugestivos e interesantes. Vulnerabilidad acompañada por cortesanos como la ira y el pobre de mí. Conflictos entre ganancias y pérdidas según el terror subyacente en la mente. 

Atractivos y versátiles dragones fabricándose con la insana intención de continuar provocando quemaduras a sus padres sin saber estos que el miedo se presenta de múltiples formas y no distan tanto a los que sentía su niño. Por equivalencia poseen el mismo tamaño. Adultos y sumando años a su manera continúan avivando el fuego de las ilusiones. Los juguetes van adquiriendo a cada paso diferente cuerpo y comprensión. 



* Hasta por fin percibes, luego Sabes. El fuego se extingue con la templanza, la cual concede  equilibrio entre el fuego y el agua  reinante dentro de uno mismo.     

Gracias por el fuego y el agua. 


Mila Gomez.  


jueves, 15 de marzo de 2018

Reino




Cuando dejo de buscar las preguntas bajan de la Nada.  

Sean meras teorías no verificadas sin embargo, una se queda con aquello que resuena con firmeza dentro del cerebro. Anoto resonancia conexión empatía afinidad o simplemente una lógica que me llegó. No pude por menos que cuestionarme lo siguiente. 

¿Qué ha pasado en pocas décadas para que el planeta contenga a tanta gente? Aumenta la esperanza de vida en el mundo y hay numerosas personas longevas. Pueblos convertidos en ciudades estas a su vez ampliadas con más  tráfico y control de velocidad. Los virus, síntomas estresantes, enfermedades y las denominadas raras se diagnostican con celeridad. Cada vez más gente sustenta la idea de que no hay suficiente capacidad en el planeta para todos. Más y más niños y gentes de muchas clases día a día crece en ellos el hambre, entre otras carencias. Profusos procesos esperan nuestras firmas a fin de mejorar un hecho.  Mucho, de todo lo considerado malo o bueno. Inverosímiles guerras conflictos descubrimientos información manipulación… La industria farmacéutica elabora sin descanso buenos males aseguraría que para mantener a salvo el secreto del para qué hay tanta gente coexistiendo junta. Hablando del tiempo, con tantísima multitud y ajetreo no ha tenido más remedio de dar gas acelerando motor para seguir al frenético ritmo llegando hasta donde puede. Contemplar con serenidad y expectación la cúpula del Universo se ha vuelto prácticamente un lujo.  
En definitiva, todo parece indicar que aparte de haber cantidad de cosas. ¡Somos muchos!

Otra cuestión.
¿Qué hay detrás de las pocas especies animales vivas que van quedando en mi realidad?
A menudo me entero que tal o cual especie se extinguieron, desde los que existieron como microscópicos hasta los llamados dinosaurios y prosigue la extinción, han desaparecido tantos de estos seres que perdí la cuenta. El colmo es que de las especies supuestamente necesarias para la supervivencia del planeta van quedando contadas, quizás, ¿con los dedos de mis dos manos? Siento que la diversidad de fauna merma y la humana aumenta. ¿Qué está pasando en estos tiempos en mi específica lógica? 

Continúo.
Observando actitudes de animales domésticos y otros ejemplares libres. Decirme y escuchar de seguido que hay mascotas que se parecen físicamente a sus "dueños" ¡incluso en poses y modales! Y mira que hoy en día se tiene por mascota hasta lo que antes se tenía por manjar o un peligro. Que tal perro, gato u otro animal ha salvado la vida de un niño o adulto. Logrado grandes proezas y mantenido sentimientos de amor sin límite que conmueven mis células. Cuantiosos canes y felinos parecen comunicarse con el mismo idioma. Razas de animales que cuidan y alimentan a otras razas tal si fueran hijos suyos. Enferman y mueren de tristeza cuando alguien querido marcha a otra dimensión. Humanos capaces de matar a un vecino y paradójicamente ponen en riesgo su propia vida con tal de salvar a un animal del peligro. Montones de anécdotas por ambos lados que derriban parámetros de los que se daban por basados. ¿Será que la especie animal está evolucionando más rápido que la humana? ¿Y que a esta también les está bajando información de lo abstracto y reacciona de distinta forma? ¿Es la especie humana que actúa incorrectamente o la Naturaleza va innovándose? 


Hace varios años una amiga formuló una pregunta confiando en que le respondería lo aceptable para ella.
* Si Dios creó equis almas, ¿cómo es que cada vez hay más gente? 
No recuerdo exactamente el argumento que le di.

En este instante le contestaría.
Sería un despropósito que Dios o como quiera que le llames permanezca eternamente en el No tiempo creando des creando  poniendo y quitando lo que desde un principio gozaba de constituido. Si cada necesidad y necesitado ocupa el sitio que le corresponde ¿qué deber tendría El Diseñador de la Esencia sabida pura y libre de variar en algo? Además, dejando a la Creación naufragar a la deriva.

Mirado a través de una lente es Gran Obra vista diminuta, que, con mayor y mejor visión va transformándose a cada poco más vistosa cambiando forma hasta por fin contemplar hermosamente completa su Gran Principio y Finalidad. Estamos todos los que fuimos, somos y seremos vida. Simplemente vamos transitando con nuestras penas y alegrías. El vacío del Espacio contiene el Todo, no suma tampoco resta. Seguimos estando los mismos, con diferentes ropajes carnales, lecciones y modales al servicio. Tan espontáneo y rápido que la muerte vida con su contenido, van, vamos, transformando sin darnos cuenta.  

Ahora viene para mí un importante descubrimiento, viable y evidente desenlace. ¡Ojo! Lo dice una con la voz que le dicta el arquetipo de su espíritu. 

* Aquellos animales que creí extinguidos han regresado con cuerpo humano para continuar ascendiendo, los que quedan irán mutando de igual modo. Nuevos  originales nunca vistos ni oídos emergen. Gentes que regresan con cuerpo de animal para ascender de distinta forma. Especies vivas a través de los ciclos desarrollándose para iluminarse e iluminar. Ningún ser vivo y completo en sí mismo, es extinta su energía. 

Solo cabe una palabra para definirlo.  EVOLUCIÓN.  

Nivelando camino. 
Vino con cuerpo de gata a permitirme pasar un espacio del tiempo con ella. Se llama DOLÇA  y en su existencia adopté como hija sin importarme su aspecto. Algunos que me conocéis a través de estas antenas sabéis que participo en un perfil con su nombre. Sorpresas y maravilloso regocijo comprobar allí y alrededores imágenes que me hablan. Terapia sanadora cuando puedo colocarme la piel de cualquier animal o persona. Habilitar una herramienta de la mente anteriormente oxidada por falta de uso.




Un hombre arriesga su vida para salvar a un tiburón varado en la playa

Perro salvó la vida de un niño que se ahogaba


Cerda alimenta y cuida de un tigre


Reconocido AMOR

Gracias.

Mila Gomez. 

martes, 16 de enero de 2018

Con Intervalos


Cordiales saludos a tod@s. 

De un tiempo atrás vengo realizando descansos virtuales en G+ como habéis comprobado los que habitualmente me leéis dejando vuestros enriquecedores comentarios. Gracias por el cariño y amistad demostrada. Mi agradecimiento también para los que me visitáis, saludáis, y a quienes ocasionalmente, por curiosidad u otra razón al entrar en el blog dejan su impronta o se quedan. Acompañáis y animáis a continuar por este mundillo tan versátil como maravilloso que a veces contigo, siento agradable sensación de delicadeza humana.  

Nuevamente estoy en estado pausa para continuar escribiendo, leerte, o saludarte en un perfil en la medida que me gusta y venía haciendo. 

Pasando una etapa en la que el Universo me ha enviado varias pruebas juntas que debo superar. Espero estar a la altura de las mismas y aunque difíciles que no imposibles, confío en salir de ellas más fortalecida en cuerpo y alma, llanamente, porque ese es un propósito establecido. Asignaturas de vida pendientes de aprobar para seguir creciendo en vertical en lugar de caminar horizontal. 

Sabes, a mucha gente, especialmente a ti, Ser único, tanto si dejas comentario o no te apetece. Se te pase por alto este escrito o dejes tu estela al pasar, profeso sincero afecto, respeto, admiración por la originalidad de tu creatividad y solidaridad aplicando de manifiesto, con ilusión. Siempre aprendo algo nuevo.  Gracias. 

Virtualmente tengo la suerte de haber aprendido a estimar sin la necesidad de contacto físico gracias a tu genuina generosidad. 

Cuando las letras inquilinas de la mente se deslicen por los dedos tecleando una idea para quedar impresa, en esta casa de todos la podrás leer. De igual manera cuando el tiempo sienta libertad para entrar en la tuya me deleitaré con tu escrito y dejaré un comentario debido. Puede ser apetencia por pasear entre bellos jardines, intercambiar impresiones o dejar un registrado saludo. Arribaré con agrado e interés. Confieso algo adicta a esta relación virtual, por lo tanto, de una u otra forma, esporádicamente, compartiré una onda de presencia. 

Gente, amigas amigos. 
Os abrazo en la cercana distancia. 


  


Hasta Ahora. 

Mila Gomez. 


viernes, 1 de diciembre de 2017

Nubes






Pasea una nube por dentro de mi cabeza,
en momentos dispersa en la que veo un papel en blanco.
Finas arrugas o filamentos largos y delgados, 
sintiendo su apariencia de velo ensombrecida. 

Se aleja para tornar más densa, dejarme más inquieta.
Arremete cambios en que la veo derramar lluvia de palabras, 
partículas de tristeza o cristales de hielo que me hacen duelo. 

En un aspecto tenuemente estriado una luz la atraviesa
ahuyentando malos presagios. 

La nube queda serena escuchando mis silencios y remembranzas. 

Turbadores encuentros, ya desvanecidos, cambiado sus formas. 
Señaladas reuniones con los que se fueron y quedamos dejan un acerbo abandono. Saludos y parabienes con alegría innata de cada semblante. 

En un banco de neblina atrapada en mil y una tarjetas navideñas. 

Cansada de su permanencia como un repetidor cansino, adviene un rayo de más alto que ella con una frase que escuché en un despejado día de una anónima nube pensante. 
"La navidad no es una fecha, es un estado en la mente"

Mila Gomez. 

FELIZ CELEBRACIÓN DE UN  AÑO QUE MARCHA PARA DAR  CONTINUACIÓN A OTRO.
2017/2018

Mis mejores deseos para todo ser vivo que habita en este hermoso planeta, TIERRA.

Nos volveremos a ver y leer muy pronto, hasta entonces, sed felices. 


domingo, 19 de noviembre de 2017

Alma Gemela


De la red. Imagen de la pintora "Mariella Kampoy"


Eones, que Mikaela nació por primera vez. En aquella, y posteriores retornos venía acompañada de una guía igual a ella. Cuando la confiaba y depositaba con ternura al cuidado de la familia elegida, revelaba a la que tanto se le parecía como si recordarse por sí misma. 


Previamente los progenitores me inculcan las primeras e importantes creencias con las que me acostumbro a convivir y ser sentida. Luego vienen otros asegurando saber y creo. Algunas creencias las mantengo fielmente de por vida, llevo en la última exhalación y traigo en nuevo bostezo establecidas como patrones. Conservo la herencia genética de antepasados que no existen a mi vista. Admito como mi credo lo que encajo y ejerzo el protocolo tal veraz seña. 

La sociedad ética-cívica por cuya firma me identifico contribuye para que no falte ocasión de queja, efímeras alegrías o algo más o menos. El mundo entero y entorno en el que me muevo  ofrece suficientes razones para justificar el miedo o abrigar amor con diversas impresiones entremedio. Inverosímiles acontecimientos de los cuales me siento separada o unida al conjunto. 

La vida me parece una noria que gira constantemente en una viciosa y ocurrente locura. 

Conozco gente que fortuitamente, pasan de largo con pocas palabras, se quedan por un tiempo o puede que por vida entera que, dependiendo de mi particular credibilidad me permito la arrogante cortesía de enjuiciar cuando comparo maneras con las mías. Estas personas razonadas también de sus formas a las que sumo banalidades, situaciones emociones o sentimientos, brindan opciones de conocerme en debilidades y fortalezas. Quedo con algo o ignoro. 

Otorgan posibilidades de depender y apegarme a lo interesado o necesitado pudiendo ver a la humanidad como distinguidas dogmas heredadas o contagiadas. Me sobran oportunidades de aumentar, disminuir, variar o eliminar creencias percibiendo el derecho o deber de ofrecer “malo por bueno” o viceversa sin conocer la autenticidad del otro. 

Mantengo mi existencia dentro de una fantasiosa realidad que imagino paralela con variopintas disyuntivas. 

Viajo con, o sin dificultad, por un acceso incomprendido creyendo en casos, “diferente.” Es posible que me dé igual, depende de mi ánimo y seguridad, porque he creído en lo correcto e incorrecto albergando dudas. 

A veces creo ser merecedora de lo que sostengo en cuerpo y mente, acepto el reto y la responsabilidad a pesar de lo inconsciente del para qué y parezca una idiotez. 

Experimento dolor, sufrimiento, impotencia, y el prematuro devenir del cuerpo si infrinjo alguna ley implantada por el sometimiento o sistema de mis creencias. Tengo que vincularme con el orden establecido. Moralmente mi alimento es sano, de lo contrario caigo y levanto gracias al optimismo y esperanza que se saben  dentro del gran juego. Consigo manera de avanzar aunque de pronto crea que no es la mejor vía. 

Me equivoco y continúo por otro tramo que confunde con su elegante vista. Los regalos de felicidad que la vida me obsequia, van desvaneciendo para que otros ocupen su lugar. Y así voy, en pos de la eterna serenidad.  Este resurgir vuelve a ser mi cegada visión de la vida. 

Entonces existo en una línea continua que está sellando el sino  mientras descubro de a poco la realidad idónea que hace ser libre. Libre al fin de conocer el significado del pecado, la culpa y todos los bendecidos errores que ayudan a enriquecerme en el tiempo, soltando lo que no tiene gracia.  


Escucho una voz interior suave y amorosa a la anterior que llega a través de un profundo ombligo. 

El conocimiento está a salvo en una zona de la mente en donde simplemente, yo soy. Lo enseñado aprendido y practicado es para observar la vida en su versión falseada y tengo oportunidad de experimentar la creíble verdad cuando distingo con claridad la escucha que emite mi frecuencia interna, opuesta a la disonante y absurda que viene del exterior. 

Advine muchas veces, no soy forastera para que de nuevo, impongan movimientos y coarten controlando mi actuar o pensar en base a unas ideologías preestablecidas que sin querer o queriendo, acompañan como subyugada basura. La verdadera verdad está a mi disposición. Puedo elegir en cada instante la jugada que permite salir airosa del juego en el cual fueron clausurados mis recuerdos originales y desterrar los que oprimieron. 

Si me pierdo entre la burocracia o sinrazones, ante la confusión y caos masivo, la búsqueda interminable por hallar paz y felicidad, me otorgo licencia para, con honestidad y benevolencia borrar lo que escrito quedó grabado por haber creído, de nuevo, aquello que la tradición pretende que reviva; el dolor padecido, la melancólica tristeza, impotencia de no poder llegar a más. Inseguridad de no saber qué, miedo a lo desconocido a lo conocido, dudas, lo absurdo del proceder…

Dejo de buscar para saber conseguir o desear, soy anfitriona de mi estrella y transformación interior. El hallazgo se encuentra de mí, ¡a tan solo otra creencia! 

En la quietud extraigo la esencia de la vida. Tengo alas que no se ven, pero puedo volar a favor de su dirección.



El ser humano es más grande y poderoso de lo que se le ha hecho creer, ¡ES GRANDIOSO!  Se le ha reducido tanto que en ocasiones es incapaz de creer ni en sí mismo. Pero siempre tiene la posibilidad de cambiar y redefinir su vida acomodándola a su mejor relato. Todo lo tenemos al alcance de una buena observación. Nada ni nadie nos podrá desposeer de lo que llevamos adentro a no ser que aprobemos el cautiverio de quienes están interesados en fragmentar la unión.


Mila Gomez. 

sábado, 4 de noviembre de 2017

Abasi/Ast






















Si no leíste la actual vida de Abasi y quieres leerla. Clica Aquí


REFLEXIÓN. Vidas de Abasi/ Ast

Un día muy lejano llegó a mis manos una información que entre otras cosas, decía más o menos lo siguiente. 
La especie humana viene de una bacteria, mientras va multiplicándose y desarrollando conciencia, primeramente se convierte en especie mineral, luego pasa por la etapa de especie vegetal, por la de animal y gracias al regalo del libre albedrio, llega a la especie humana; y para esta, la involución, o llamado retroceso en la escala evolutiva/conciencia, era impensable que se llevase a cabo una vez alcanzado la etapa de dicha especie. 

Deducción. 
En esta vida se puede ser muy, pero que muy cruel y en la sucesiva  se vendría a recibir aquello sembrado, siempre dentro de la especie humana. Que para evolucionar renacemos las veces necesarias hasta que una vez logrado llegamos a ser Seres de Luz sin materia, claro, habiendo consumido múltiples vidas en distintos cuerpos con variados padecimientos, de toda clase. Vine a entender que el crecimiento como persona y ascensión de espíritu y Alma es imposible regresando a las especies de las surgidas anteriormente experimentando en ellas.  Mineral, Vegetal, Animal. Sería considerado inapropiado e incoherente que el ser humano renacido a fin de evolucionar lo logre descendiendo. Quedé conforme puesto que pareció de lo más lógico.

****

Por suerte, en la actualidad con en el cuerpo que habito, muchas creencias mantenidas hasta ahora van cayendo como un castillo de naipes y reemplazadas en mi sistema de creencias por otras de cosecha propia en las que ahora son mis preferidas.  (En todos los ámbitos.)

Para el caso que toca "creo."
Que ningún ser humano venido con el libre albedrío se le puede negar el derecho a elegir continuar con su evolución tal y como su conciencia le dicte, para eso es libre. Cada quién a su paso, elige la manera que necesita para ir ascendiendo de nivel. Optar evolucionar dando marcha atrás siendo "gata" y aunque se lo impidan una y otra vez ¡da igual! Si tenemos en cuenta que nuestro tiempo es temporal y la eternidad pertenece a la verdadera Identidad del Ser. La energía del Universo y vida misma continúa en movimiento. Nada se destruye se pierde o detiene, sino que sigue evolucionando con todo ser vivo transformándose y reconstruyéndose a sí misma. La Creación y el crecimiento son  inalterables al cauce natural de su naturaleza, aunque muchos factores indiquen lo contrario. "Una paradoja que se da." 

¿Quién puede afirmar que un ser humano, por haber involucionado en una vida bajando con ello un peldaño no puede o deba descender para después subir? ¿Alguien es capaz de asegurar que por tal motivo y como seres libres, no tengamos derecho a escoger para tal cometido renacer como especie animal, por ejemplo? De todas formas el humano tiene en sí la parte animal que aún conserva. ¿Acaso después de llegar a hombre, mujer, errado y dañado impunemente no se le permite volver a experimentar como gata, perro, ave, toro…? ¿Repetir la lección de nuevo para una vez aprendida de verdad, volver a la especie humana y continuar creciendo su Ser? 

Los peldaños a la apertura de conciencia y entrada del amor se suben o bajan, pero siempre se llega a dicha meta tarde el tiempo/no tiempo  de una u otra forma establecido de antemano.

El relato Kármico que han leído de dos vidas consecutivas una como faraón y otra de gata, facilita argumentos que todo es posible, de hecho nada es imposible. Todo se puede verificar si lo solicitas y permites que te llegue sinceramente.

****
La narración en su totalidad está dedicada a la especie animal, con el sagrado fin de que la humana veamos a esta especie VIVA como compañero/as de ruta y respetemos su elección y forma de ser. Convivir en comunión sin agredirles en cualquiera de sus formas, o menospreciarlos creyendo que son menos que la humana. Veamos y tratemos con dignidad y agradecimiento por recordándonos que su función en el planeta Tierra y Universo está conectada a la vida. Tienen su importante y necesaria misión para construir puentes  al igual que nosotros la nuestra en facilitar el despertar de la conciencia colectiva.  

Gracias desde el corazón por llegar hasta aquí. 
Mila Gomez.