domingo, 10 de mayo de 2015

El valor del tiempo. Francisco de Quevedo






  
Tú, por ventura, ¿sabes lo que vale un día? ¿Entiendes de cuánto precio es una hora? ¿Has examinado el valor del tiempo? Cierto es que no, pues así, alegre, le dejas pasar hurtado de la hora que fugitiva y secreta, te lleva preciosísimo robo. ¿Quién te ha dicho que lo que ya fue volverá cuando lo hayas menester si lo llamares? Dime, ¿has visto algunas pisadas de los días?
No, por cierto; que ellos solo vuelven la cabeza a reírse y burlarse de los que así los dejaron pasar.